Fonoaudiología y Esquema Corporal


Si queremos desarrollar el lenguaje debemos considerar todos los niveles que lo componen, semántico, morfosintáctico, pragmático, fonológico y la adquisición del vocabulario básico es fundamental para que el niño se desenvuelva y se conecte con el mundo que lo rodea, de ahí la importancia de la adquisición del vocabulario básico, ya sea partes del cuerpo, alimentos, elementos de uso cotidiano, etc. Un niño que no tiene conciencia de sí mismo como ser único e individual es muy difícil que pueda lograr un desarrollo y un equilibrio en todas las áreas del lenguaje, y el hecho que reconozca las partes de su cuerpo es básico para el seguimiento de algunas instrucciones simples, como “dame la mano”, “levanta los brazos” e incluso, para realizar ejercicios durante la terapia, necesitamos la comprensión de ordenes tales como “saca la lengua”, “lleva la punta de la lengua hacia la nariz”.

En niños con retraso madurativo, por ejemplo, es difícil trabajar orientación espacial referidas a sí mismo, porque presentan en la mayoría de los casos dificultades para reconocerse a sí mismo y tomar conciencia de su propio cuerpo como una entidad a parte de los objetos que lo rodean, entonces, es necesario trabajar la conciencia del esquema e imagen corporal.

La construcción del esquema corporal aparece a partir de la maduración de estructuras nerviosas, de la propia actividad del niño así como de factores emocionales y sociales. La función verbal y simbólica facilitan la aparición de los significados de las diversas partes del cuerpo que llevarán al conocimiento más o menos abstracto del mismo.

0 vistas