LA POSTURA CORPORAL, MAYOR ATENCIÓN Y EDUCACIÓN


Nuestra columna esta formada por un conjunto de piezas individuales, las vertebras, separadas entre si por los discos intervertebrales. Esta estructura hace posible las funciones de: sujeción corporal; contrarrestar la gravedad, movilidad, protección de la médula espinal y servir de anclaje para ligamentos y músculos que determinan el grado de flexibilidad y rigidez.

La postura corporal o actitud es la disposición física externa de cada uno de los componentes que forman nuestra estructura corporal. La actitud funciona como un mecanismo compensatorio de la fuerza de la gravedad.

El cuerpo humano puede adoptar infinidad de postura; una postura corporal adecuada implica la alineación simétrica y proporcional de los segmentos corporales alrededor del eje de la gravedad. De este modo el sujeto no exagera la curva lumbar, dorsal o cervical, sino que conserva las curvaturas fisiológicas normales de la columna. Favoreciendo una oxigenación adecuada y evitando los problemas de carácter óseo o muscular.

Existen diferentes factores que pueden afectar la postura: los de tipos internos (fisiológicos y hereditarios), como el tono muscular, longitud de las extremidades o bien emocionales como la tristeza y la alegría y los externos como por ejemplo, la silla de ruedas, la altura de la mesa al escribir, el monitor de la computadora, etc.

La postura inadecuada puede ocasionar molestias o dolores e incluso degenerar en patologías como las siguientes:


- Escoliosis: desviación de la columna vertebral en forma de "S" o de "C" en el plano frontal.

- Hiperlordosis: exageración de la curvatura fisiológica de la columna lumbar en el plano sagital.

- Cifosis: Es la curvatura de la columna que produce un arqueamiento de la espalda , llevando a que se presente una postura jorobada o agachada en el plano sagital