Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos del neurodesarrollo que mayor prevalencia presenta a nivel mundial, siendo su sintomatología una de las principales fuentes de derivación de los niños al sistema de salud ya que afecta a diversas esferas de la vida (escolar, familiar y social).


Se caracteriza por los siguientes síntomas:


HIPERACTIVIDAD: va de una actividad a otra sin finalizar ninguna; se mueve en momentos que no son adecuados, hace ruidos constantemente, habla en exceso.







FALTA DE ATENCIÓN: dificultad para mantener la atención durante un tiempo prologado; se distrae con facilidad; tiene dificultad para finalzar sus tareas; le cuesta escuchar, seguir ordenes o instrucciones.






IMPULSIVIDAD: es impaciente, interrumpe constantemente a los demás, tiene problemas para esperar su turno, no piensa antes de actuar, tiene baja tolerancia a la frustración.





EL TRATAMIENTO DEL TDAH SE CARACTERIZA POR SER MULTIMODAL:


Psicoterapéutico

Psicopedagógico

• En la mayoría de los casos también es Farmacológico


OBJETIVOS PSICOTERAPÉUTICOS:

-Organización y planificación de la conducta en función de metas

-Psicoeducación y autorregulación emocional

-Fortalecimiento de autoestima

-Desarrollo de conductas prosociales

-Entrenamiento asertivo

-Entrenamiento en técnicas de resolución de conflictos

-Entrenamiento en auto-instrucciones para fomentar el pensamiento organizado e interiorizar pautas de actuación generalizables a distintas situaciones.

-Entrenamiento en técnicas de relajación


Un tratamiento temprano puede mejorar significativamente los signos del TDAH permitiendo una mejor adaptación al entorno social, así como un mejor desempeño en el ámbito escolar, terapéutico y también ayuda a mejorar las relaciones en el hogar con padres y hermanos.